martes, 1 de enero de 2008

Un poco más.

Acabamos de llegar de Londres, y no ha estado nada mal, salvo que, como todo tipo de vacaciones, tiene un final. Tranquilos no os voy a contar todo lo que hicimos allí. Pero si que querría destacar del viaje la visita a los maestros.
Estábamos alojados justo al lado de la National Gallery, y pocos metros más allá la National Portrait Gallery, la cual ya me había propuesto visitar como uno de los objetivos del viaje. Pero cuál fue mi sorpresa descubrir que la colección temporal estaba dedicada nada más y nada menos que a los maestros, a los grandes, los artistas del Pop Art, en su faceta de retratistas claro. ¿El destino? No lo sé, pero fue la hostia.



Este autorretrato de Warhol es el que aparecía en el cartel de la exposición, compré el póster para colgarlo en mi estudio. Pero para mi lo mejor de toda la exposición fue ver uno de los enormes cuadros de Lichtenstein a escasos centímetros, una pasada.






Miro este cuadro y recuerdo que yo también dibujé algo teniendo como marco una ventanilla de coche. Una ilustración para un relato de misterio que comencé a escribir un buen día y que se quedó en el intento. Partiendo de un dibujo en tinta y con ayuda del Photoshop surgió esto:

Y el resultado final:




Este dibujo ya indicaba por donde iban a ir los tiros de mi pintura (Nunca mejor dicho viendo el dibujo). Quizá nunca llegue a la altura de los maestros Warhol o Lichtenstein, pero me da igual, ahí va una de mis frases favoritas "Ego sum qui sum".

Saludos.

Lirón.

No hay comentarios :

Hasta dónde llega BilibrambArt