martes, 1 de enero de 2008

Erase una vez...

Erase una vez.... ese es el comienzo de muchas historias, aunque quizá este "Erase una vez... " suene un poco rimbombante y cree unas expectativas que no son reales... así que mejor si lo sustituimos por un simple "Un buen día" muchísimo mas coloquial y menos pretencioso.



Un buen día recogí en el portal de mi casa un folleto publicitario, uno de tantos que se amontonan en el pequeño compartimento de publicidad del portal de mi casa. Este en particular era del supermercado ALDI, en el había una oferta de variado material de pintura, pero me interesó especialmente un maletín de madera, acompañado de tres lienzos, pinturas acrílicas y pinceles. El día que salió a la venta acudí y lo compré. Este se puede decir que es el principio... al menos el principio de una de tantas venas artísticas que me han asaltado en la vida, pero bueno ese es otro tema.



Otro buen día, no muy lejano del primero, decidí dar uso a este material, así que me puse manos a la obra, lo primero que hice fue comprar un caballete, después elegir el tema, aunque estaba bastante claro, empezaría por aquello más cercano, comenzaría con representar lo más importante en mi vida.


Escogí la foto y "et voilá".




El tamaño es lo que menos me gusta del resultado final, solo mide 30x40. Supongo que carezco de técnica porque soy autodidacta pero bueno, podría decirse que mi técnica particular es no tener técnica. Por eso reniego de tomar clases de pintura y prefiero aprender de mis propios errores.


Con esta primera pintura aprendí mucho, supe que era capaz de empezar algo, terminarlo y estar satisfecho con ello, y creo que no es poco.

De momento lo dejo por hoy aunque tengo mucho que contar en este blog ya que ya he completado 4 pinturas más y he aprendido algún truquillo.
Os emplazo hasta otro rato.
Un saludo.
Lirón.

No hay comentarios :

Hasta dónde llega BilibrambArt