martes, 5 de junio de 2012

El Mago. Arcano I

Dejando a un lado la búsqueda de cualquier polémica, la idea de este trabajo surgió del inmediatamente anterior en la serie Trota Mundo. Vía facebook hice una pequeña encuesta entre mis amigos y amigas sobre quién sería el personaje más loco o que representara la locura de una manera clara... las respuestas, muy variadas, me llevaron a considerar personajes como Anthony Perkins (Psicosis), Charles Manson, El Joker de Batman o Marlon Brando (Apocalypse Now)..... pero alguien (Creo que mi amiga Susana) me nombró a Jesucristo... y ahí fue cuando dije, no, el Loco no es, pero es el Mago.

A partir de ahí fue surgiendo la idea.
La carta original representa al mago con una varita, enfrente tiene una mesa con cuatro objetos, los cuatro palos de la baraja, que representan los 4 elementos que aparecen en el tarot, tierra, agua, aire y fuego.
Empecemos.


Lo que se ve:
La varita, la cruz en sí, utilizada como objeto de “magia” cuando no deja de ser eso, un trozo de madera.
Los cuatro palos, sacados del tarot de Ryder Wyte y del tarot Florentino Minchiate y que son los “Ases” de los arcanos menores, oros, copas, espadas y bastos.
El símbolo del infinito, heredado de la carta original.

Lo que no se ve.
El lienzo tiene una primera capa de papel, ese papel no es más que prospectos de medicamentos, la magia de estos tiempos.
Símbolos:
- El As de copas es tremendamente religioso, un cáliz del que salen cuatro chorros de agua, donde una paloma blanca, representando El Espíritu Santo, deposita una moneda con una cruz.
- De las coronas también salen petalos, verdes y rojos, en representación de la naturaleza, esto también tiene que ver con la carta original.
El texto escrito es de la Biblia, del evangelio de Lucas (el médico) uno de los 4 (como los elementos) evangelistas, de los cuales se puede decir que son las manos. En el texto, entrecortado por los dibujos se narran algunos milagros, la resurrección del hijo de una viuda en Emaus, la expulsión de Legión, la multiplicación de los panes y los peces, pura prestidigitación, o el mayor de todos, el mayor número de escapismo de la historia, la resurrección del propio Jesucristo al tercer día de su muerte.

No busco la ofensa porque trabajo desde la distancia, desde lo “objetivo”, con los datos que tengo y que se han dado a través de la historia.
Admiro el arte religioso y es también un homenaje a este, cualquiera hoy en día ha leído (o visto la película) de El código Da Vinci, por decir uno sencillo, y sabe cómo los artistas expresaban sus ideas a través del arte, a veces con símbolos o códigos escondidos. Hoy en día es absurdo esconder nada y por eso explico todo esto.

Técnicamente toda la serie Trota Mundo es una experimentación sobre la mezcla de elementos, este en particular añade la madera y los barnices, no sé lo que deparará el siguiente.
Un saludo.
Lirón.


Hasta dónde llega BilibrambArt