martes, 8 de abril de 2008

Art isn´t "isi".

Hoy pensaba terminar el cuarto Watchmen, todo iba bien, y estaba resultando divertido pintarlo ya que tiene una variedad de colores grande para su pequeño tamaño, verdes, azules, marrones, negros, grises y hasta hace un rato amarillos, pero... claro, tenía que haber un pero, cuando ya estaba dando las últimas pinceladas importantes y solo quedaban pequeños matices yo veía algo que no cuadraba.
El colorido era interesante pero fallaba lo más importante, la profundidad. Descubrí que los principales colores de fondo eran demasiado parecidos, no contrastaban, no hacían sombra uno con el otro y no había profundidad.
¿Qué hacer?, el parecido ya estaba conseguido, el colorido arlequíneo (creo que me acabo de inventar una palabra) era algo novedoso... pero (ya van dos) no lo veía claro.
Así que a las 00:00 horas una hora horrible para tomar decisiones decidí cambiar uno de los colores de fondo, y entonces vino la consecuente reacción en cadena, dentro de ese color había pintado otro que pasó de ser un marrón oscuro a un gris neutro como por arte de magia. Lo cambié también. Entonces en la esquina opuesta el amarillo claro que había pintado antes ahora chirriaba... eran las 2:00 de la madrugada, y estaba desvelado así que lo sustituí por un suave naranja. El resultado ha resultado más uniforme, aunque el tono general se ha oscurecido mucho.
Ahora son las 3:00 y en lo único que pienso es en que mañana cuando me despierte temo mirar el cuadro y decir: ¡Oh, qué he hecho!
Mañana lo terminaré y lo colgaré aquí. No, no es fácil esto del arte.
Un abrazo.
Lirón.

No hay comentarios :

Hasta dónde llega BilibrambArt