viernes, 17 de julio de 2009

Watchedmen II. Stephen King.

Todo esto empezó gracias a mis hermanas.
Cuando yo seguía inmerso en los universos fantásticos de caballeros, princesas, magos, dragones, elfos, trolls, etc. , mis hermanas ya eran seguidoras de Mr. King.
Para mi esos libros estaban vetados por ser terroríficos y demoníacos, cosa que una mente limpia e inocente como la mía no podría digerir.
Pero, un buen día, cayó en manos de mis hermanas un libro nexo, tan terrorífico y demoníaco como los demás pero este, en particular, tenía caballeros, princesas, magos, dragones... no recuerdo si tenía también elfos y trolls, no estaría mal una nueva lectura. Este libro era "Los ojos del dragón", mi primer contacto con Mr. King y con Flagg.
Ahí comenzó mi adicción.
Después de "Los ojos del dragón" vino "El talismán", escrito a medias con Peter Straub, (No sé como se puede escribir un libro a medias), que no era más que "La historia interminable" bajo la visión distorsionada y por qué no decirlo, enferma, de Mr. King. Debo decir que es mi favorito.
Ese fue solo el comienzo... desde entonces he leído muchos libros de Mr. King. Y llegué a la Torre, la Torre Oscura. A la que tanto le debo.

Un bilibrambo, es un animal, mezcla de mapache, perro, mono... cada uno que lo imagine como quiera, que repite las últimas sílabas de las palabras que escucha.
En la versión española de La Torre Oscura, el bilibrambo que aparece se llama Acho.

¿BilibrambArt? ¿Bilibramboy? ¿Acho? ¿Os recuerda a algo?

Mi serie "Watchedmen" es un homenaje a mis influencias, algunas quizá no tengan nada que ver con la pintura, o quizá si.

Por lo tanto, una de mis mayores influencias, o al menos de las más profundas se debe a Mr. King.
He aquí mi pequeño tributo. Gracias Mr. King.

Quizá esperábais algo oscuro, negro y rojo. Pero no, he preferido la intensidad, de esta mirada azul, sobre un rostro pálido de muerte. En cuanto encontré la foto vía internet, me hipnotizó esa mirada libre de las enormes gafas que suele vestir Mr. King, que hacen que sus ojos casi desaparezcan.

Y bueno, como despedida, seguir dando gracias a Mr. King por sus nuevas incursiones en mi mundo, como , por ejemplo, la del pintor Edgar Freemantle en Duma Key, los cómics de La Torre Oscura, El Talismán o The Stand.

God save the King.
Un saludo.
Lirón.

1 comentario :

Anónimo dijo...

guaaau!!me encanta!!el cuadro,por supuesto,pero tambien el escrito.

gracias por la mención.

leni

Hasta dónde llega BilibrambArt